Marketing online básico para bodegas

Antes de nada, aclarar que este es un planning o estructura BÁSICA ideada por mi y sin idea de sentar cátedra. Lo recomendable es que este tipo de planificación la realice un profesional y que esté adaptada a cada caso, a cada bodega. Bien sea por su responsable de marketing o por el consultor o agencia encargados de esta tarea. En cualquier caso, sea en tiempo o dinero hay que estimar un presupuesto dentro de la planificación económica destinada a la concepción, plan y desarrollo de esta estrategia.

1 – ANÁLISIS

Podríamos comenzar con un análisis DAFO, es lo ideal para situar a nuestra bodega en el mapa y aclarar hacia donde podría ir nuestra estrategia conociendo nuestras circunstancias internas y externas.

Yo pondría especial interés en:

1.1 – Tipo de negocio:

  • Somos una bodega (grande o pequeña): Estrategia tiende a ser marca comercial
  • Somos un «colleiteiro» o cosechero en castellano (más o menos): Estrategia tiende a ser marca personal

De lo anterior deberíamos, si no lo tenemos ya definir una imagen corporativa correspondiente y cuidada.

1.2 – Valores de nuestra bodega: que también en parte dependerá de lo anterior; por ejemplo, a diferencia de una bodega grande, una pequeña o familiar puede exaltar valores más personales o de marca personal del autor (fórmula del creador, historia personal, esfuerzo familiar…) mientras que por ejemplo una bodega más grande como por ejemplo una cooperativa podrá tender hacia valores de tradición de la zona y del conjunto humano que la forma.

1.3 – Zona Geográfica: Muy importante y que determinará mucho en nuestra estrategia. También es clave el papel de la Denominación de Origen a la que pertenezcamos o la Ruta del Vino y nuestro papel en ella ¿Trabaja nuestra bodega el enoturismo? Normalmente estar dentro de organizaciones como estas nos ayuda mucho en nuestra publicidad y visibilidad ya que dentro de sus propósitos está el difundir los vinos de sus asociados.

1.4 – Imagen de nuestra bodega, muy relacionado con lo anterior.

  • Entorno: Hay bodegas con una foto espectacular gracias a su ubicación, a sus viñedos, arquitectura… ¿Es explotable todo ello? ¿Lo estamos haciendo? ¿Podemos ofrecer una experiencia visual a visitantes?
  • Material visual: En cualquier caso debemos de crear un buen material tanto fotográfico como audiovisual. Vamos a dejar muy claro desde este momento que en el mundo del vino la imagen es más que fundamental por eso yo contrataría los servicios de fotógrafos o productoras audiovisuales profesionales y a poder ser especializadas o con experiencia en el sector, para tener una base fotográfica de la bodega + imágenes de nuestras botellas para ecommerce, acompañado todo ello de un spot o video que podamos utilizar en distintos momentos.
  • Botellas: Super fundamental. Cada vez se le da más importancia al diseño de la etiqueta como elemento de la imagen corporativa.

1.5 – Objetivos de ventas:

  • Perfil de cliente: definirlo, en línea con nuestro estilo y tipo de bodega.
  • Ámbito geográfico de venta: nacional, internacional, ambos…
  • Canales de venta: venta directa en bodega, horeca, distribuidores, online desde nuestra web, desde webs de terceros (marketplaces como Amazon)…

2 – ESTRATEGIA

Una vez tenemos la foto de todos los ingredientes y objetivos fijados es el momento de crear una estrategia de marketing y comunicación (que van de la mano).

Lo interesante es que el horizonte temporal sea como mínimo de un año o temporada (vamos a fijarlo a partir de aquí en ese plazo), aunque los valores deben de ser a más largo plazo y mantenerse paralelos a las estrategias anuales. Otro tipo de objetivos a más largo plazo como por ejemplo los económicos también deben de afectar a esta estrategia.

Podremos también, por ejemplo, subdividir en trimestres y en meses, con acciones establecidas para cada momento y todo ello dependerá de la naturaleza de la actividad de cada bodega.

2.1 – Estrategia de Inbound Marketing: en base al ANÁLISIS llega el momento de escribir nuestra bonita historia de un año de duración que capte o enamore a los clientes que queremos conseguir. Toda ella como decíamos tiene que ir alineada con los objetivos y componerse de distintos elementos que combinen aporte de valor y visibilidad de nuestros productos. El objetivo de este tipo de marketing es que los clientes nos encuentren a nosotros gracias a búsquedas hechas por ellos, y que cuando lo hagan, resolvamos de la mejor manera su necesidad (comprar vino, consejos, recomendaciones, soluciones a dudas…) captándolos en nuestras redes o ya directamente en nuestra base de datos.

Muy importante, en este punto es fundamental guardar parte de nuestro presupuesto a una planificación de palabras clave y posicionamiento SEO en internet, unas líneas maestras que nos guíen en cuánto y que tipo de contenido generar para atraer y captar.

También deberíamos guardar una partida para publicidad, tanto en redes sociales como en Google.

2.2 – Estrategia de Comunicación: Vamos a partir de que el Campamento Base de toda nuestra estrategia tiene un foco fundamental: nuestra web, la raíz de todo. Ya sabéis que el sistema que yo utilizo y recomiendo es WordPress (con WooCommerce como tienda online) y sobre un hosting de SiteGround. Una vez creada la historia tendremos que otorgarle un estilo y tono para empezar a contarla. Para ello es muy importante definir a través de que canales propios lo vamos a hacer. Por ejemplo:

  • Blog: En nuestra Web.
  • Redes Sociales: Facebook, Instagram, Youtube, Twitter…
  • Mailing: Mailchimp

2.3 – Elementos o acciones: La historia tiene que conjugar con distintos elementos que también podemos utilizar como soporte. Por ejemplo:

  • Acciones con influencers del mundo del vino
  • Experiencias en nuestra bodega (Visitas guiadas)
  • Sorteos
  • Regalos
  • Organización de eventos propios o participación o patrocinio de eventos de terceros (Ferias, presentaciones, conciertos…)
  • Publicidad en medios tradicionales

3 – CONCLUSIÓN

La idea es crear una fórmula propia, según nuestras características e intentar exprimirla al máximo. Será un buen indicador que nuestras redes sociales consigan seguidores de calidad, que aporten, que nuestra base de datos crezca y podamos seguir comunicando a través de nuestro mailing. Que en definitiva, se genere una comunidad de seguimiento de nuestra marca y que parte de ella o la máxima posible sea consumidora o cliente y que también nos pueda dar feedback para mejorar hacia nuestro máximo objetivo y mejor indicador: nuestro producto se vende más.

Para terminar me gustaría dejar un ejemplo de buen hacer que me captó a mi a través de Instagram: Azpilicueta con su campaña «Libre de tiempo». Podéis echar un vistazo con ello a lo que a mi parecer es una gran campaña y estrategia de marketing y comunicación.

¿Quieres más? ¿o que te lo cuente en formato audio con más detalles?