Usos prácticos y sencillos de tu web

Esta publicación nace resultado de cuando he escuchado a algún empresari@ decir “es que no me merece la pena tener una web”.

Vamos a partir de la base de que hay negocios que por su tipología funcionan perfectamente sin ella, eso no lo voy a negar porque hay muchos casos que conozco de primera mano. Y aún así, tener su propia web no les sobraría.

También vamos a partir de que hablamos de una web corporativa normal, simplemente con una página de inicio, servicios, contacto, trabajos realizados, sobre mí y poco más… Es tu escaparate en la red, tu tarjeta de visita online, el lugar en donde podrás exponerte tanto si trabajas tu marca personal como si lo haces bajo una marca comercial o negocio. Tener una web aunque el contenido sea estático (es decir, no la actualices apenas con nueva información) pero bien trabajado te merece la pena.

Es tu forma de existir online en todo el mundo y es tuya. Las redes sociales nos ayudan a exponer nuestro trabajo, a conseguir más clientes o contactos, pero no son nuestras. El campamento base de tu negocio en internet es tu web, es ahí hacia donde deberíamos dirigir nuestro esfuerzo.

Antes de nada…

  • Una web te permite ofrecer o reforzar una imagen profesional, pero ojo si la web tiene una buena presencia y un contenido bien estructurado. Hoy en día servicios como Wix o Ionos, con los que es muy sencillo e intuitivo poner una web en marcha por parte de cualquier persona sin conocimientos de diseño o marketing online pueden ser peligrosos ya que el efecto que se puede conseguir puede ser precisamente el contrario y ofrecer una imagen pobre o chapucera. Como ya sabrás si me has escuchado o leído anteriormente lo que yo utilizo es WordPress (también puede ser peligroso mal utilizado), un sistema que te permite ser dueño de tu web, empezar de menos a más, trabajando de forma «lean» y añadiendo funcionalidades a medida que sean demandadas o necesitadas. Crear una web no cuesta nada o puede hacerlo cualquiera, lo importante es el trabajo de análisis, diseño y estudio de objetivos que hay antes de ponerla en marcha.
  • Al hilo de lo anterior, necesitarás un buen alojamiento, es decir, ese espacio en internet en donde tenerla ubicada y que te ofrecerá más servicios como activar un correo corporativo que acompañe a esa buena imagen de la que hablamos en el anterior punto. Como ya sabrás también, yo trabajo y recomiendo a SiteGround.

Conectando a través de links

Creo que este es uno de los grandes usos, conectar con links. Por eso es importante que cuando hagas publicaciones en redes sociales pongas un link o enlace hacia el elemento de interés en tu web. Ir dejando un reguero de enlaces allá por donde fueres es algo que ayudará a que vayan llegando visitantes a tu web.

Pero aunque ni eso hagas, a continuación cuatro puntos con los que una web estática trabaja sola:

1 – Envía links y ahórrate mucho tiempo:

  • ¿Tienes que enviar un pdf, fotos, describir tu producto o servicio cada vez que alguien te lo solicita? Envía el link correspondiente a la información del producto o servicio que tienes expuesto de forma permanente en el portfolio de tu web.
  • Paralelo al punto anterior, expón tu portfolio de trabajos realizados, o al menos de los que más orgulloso estés. También podrás enviar los links cuando lo consideres oportuno o alguien te lo solicite.

2 – Expón logotipos de entidades con links vinculados a sus webs:

  • De tus colaboradores – Ellos también podrán hacerlo en sus webs ayudándose de esta forma mutuamente a generar tráfico.
  • De tus logros (premios o reconocimientos) – O con enlace a artículos con más información al respecto.
  • De asociaciones a las que perteneces (da fiabilidad e imagen)
  • De otros proyectos en los que estés o negocios que tengas.

3 – Expón como contactar contigo desde tu web oficial:

Parece muy obvio pero debe de ser desde nuestra web oficial desde donde tengamos actualizada la ubicación y funcionando correctamente la forma de ponerse en contacto con nosotros ya que puede haber directorios, otras webs, etc desde donde nuestros datos de contacto se encuentren obsoletos o incorrectos (lo cual también por otra parte habría que resolver).

  • Página de contacto, en donde estará tu dirección, teléfono, mail, formulario de contacto…
  • Links a tus redes sociales – Es peligroso ya que puede generar escapes de nuestra web pero en ocasiones la gente prefiere o necesita contactar con nosotros a través de ellas.

4 – Tu web es tu secretaría virtual:

  • Mientras tu no haces nada ella está online, siempre, mientras comes, duermes, paseas al perro… y la gente entra, lee, se informa de lo que haces y si tienes diseñado un buen embudo de ventas podrá estar generándote negocio de forma automática. O simplemente recibirás mails, directos o a través del formulario de contacto.

5 – Por el simple hecho de estar, existes online porque google la tendrá indexada y si los términos están correctamente trabajados aparecerás en búsquedas.

Todo lo anterior sin hacer nada o casi…

Casi, porque por el simple hecho de existir una web tendrá un coste de contratación o mantenimiento.

Pero si además tienes capacidad de inversión en tiempo o en contratación de profesionales te doy solo cinco ejemplos más de cosas que te permitirá hacer el tener una web con las que generar más negocio y contactos:

  • Una estrategia en tus redes sociales y posicionamiento para conseguir más visitas, lo que se traducirá en contactos.
  • Tener un blog oficial en el que actualizas contenido de interés para tu audiencia.
  • Organizar eventos online y exponerlos en un calendario.
  • Ofrecer formación a través de tu web.
  • Vender productos o servicios online.

Cada uno que valore, yo lo tengo claro, porque cada uno de los puntos que te he descrito en este artículo está basado en experiencias propias, por eso a día de hoy no concibo el vivir sin web.